David es comunicador social de la Universidad Javeriana de Bogotá con especialización en Mercadeo de Nuevos Productos en la universidad de Berkeley en Estados unidos. Tienen una amplia trayectoria en el medio publicitario como Director Creativo y Director de Planeación Estratégica en agencias de publicidad y centrales de medios como JWT,DDB y STARCOM.

Su trabajo ha sido premiado en los principales eventos de la industria como New York Festival, FIAP, One Awards, EFFIES, Cúspide, y Cannes donde ganó el primer león de oro para DDB Colombia con Clorox. En el 2013 fue jurado por Colombia en el mismo festival. Como estratega ha trabajado regionalmente para marcas como Coca-Cola, Telefónica/ Movistar, Avon, Procter&Gamble, Mondelez, Kellogg`s, Clorox, Walmart, Unilever, entre muchas otras. Actualmente se desempeña como CIO, Chief Innovation Officer, en DDB Puerto Rico.

“A mi, desde pequeñito, me encantaban los cuentos y las historias. Sobre cualquier cosa. Y eso me llevó a la publicidad. Yo soy, básicamente, un fan de la publicidad. Me gusta como a otra gente le gusta el fútbol o la música o la comida. Me sé la alineación de los creativos que estaban en tal o cual agencia cuando se hizo “tal” trabajo. Tengo una camiseta de la selección firmada por Marcello Serpa. Guardo un bolígrafo plástico de Agulla & Baccetti, Cosas así.

 

Me encantan los cuentos. Oírlos y crearlos. Y me asombra mucho el proceso por el cual las personas terminamos otorgándole poderes mágicos al agua embotellada o a un shampoo o a una comida para perros. En serio. Así que me he dedicado a aprender de ese proceso desde muchos ángulos y cada etapa ha iniciado con algún maestro, como Felipe Tello, por ejemplo, que me llevó a trabajar con él en JWT donde llegue a ser director creativo. Como mi amigo Juan Luis Isaza, una persona increíblemente talentosa, que me enseñó lo que es la “planeación estratégica” y me mostró como mis cuentos podían ser mucho mejores si sabia encontrar los datos y ponerlos en el orden correcto o como Laura Camacho que me llevó al mundo de las centrales de medios. Laura es tan brillante que se adelantó a su tiempo y organizó a Starcom de tal modo que pudimos dar el salto a generar muchos casos creativos y con mas uso de medios digitales y además, me puso en un puesto soñado para un planner: me sentaba con la gente de Ogilvy, de Sancho, de Leo Burnett, de Grey, de Y&R, de DDB etc a que me contaran sus propuestas estratégicas y ver como hacerlas mas creativas en medios. Fue una oportunidad única para aprender de la forma de planear de cada red. Luego Benjamín Gomez me dio la oportunidad de trabajar para otros países y ahí surgió la idea de salir y ver mas mundo. Y en ese momento de mi vida intervino, el gran maestro, Juan Carlos Ortiz y vine a vivir a Puerto Rico. Y aquí estoy. En la isla del encanto.

 

Mi papel en DDB Puerto Rico tiene de todo un poco. Diría que el centro es conseguir y estudiar los datos en que se fundamentan los trabajos que hacemos hasta encontrar las ideas que inspiren un trabajo creativo brillante. Eso al final, es lo único que importa. Yo trato de ayudar en ese proceso de entender la tecnología y encontrar las oportunidades para hacer cosas mas creativas.

La experiencia en Centroamércia es muy  chévere. Un cambio de vida grande en lo personal. Puerto Rico es un país muy lindo que te permite llenarte de otras imágenes y músicas y sabores y cuentos. Es muy particular también porque es la justa mitad entre Estados unidos y Suramérica. Así que vivir acá es vivir hablando en “Spanglish”, levantarse cada mañana viendo el mar, extrañar a la familia, ejercitar la paciencia etc. Y todas esas experiencias nuevas van dejando su enseñanza.

Sobre mi futuro… Mi vida solo la tengo planeada hasta mañana al almuerzo. De ahí para allá, bienvenido lo que venga. Ojalá, hablando en serio, sea seguir trabajando con gente tan buena como la que he conocido aquí. Eso y viajar mucho.

 

Y para la agencia diría que viene seguir entendiendo este tren del “know demand marketing”. Seguro los cambios de la tecnología, los algoritmos predictivos, la compra programática, los teléfonos inteligentes y demás juguetes que tenemos ahora influyen y cambian la relación de la gente con las marcas. Pero lo que tenemos que hacer, a mi juicio, es entender esos procesos a fondo para luego…olvidarlos por completo y hacer lo que nos salga de los huevos. Así como lo hacen los músicos o los atletas: dominan la técnica hasta que ya pueden olvidarla. Al final lo único que importa es hacer algo tan bueno que la gente le de “share”.

 

Una anécdota: Una vez en un curso en Buenos Aires, entran al salón donde estábamos, una mujer rubia, alta, ya en sus 50 años y tras ella un señor moreno, regordete, vestido de traje negro. Nos advierten que ellos no se conocen entre si y simplemente se sientan enfrente a todos nosotros. Sin mediar palabra, Sebastián Wilhelm, quien ideó el taller, les empieza a hacer preguntas sobre qué productos compraban y la razón por la cual los escogían. Resulta que ambos compraban la misma crema dental y por la misma razón ( “hablo con mucha gente y necesito aliento fresco”). Ambos tenían el mismo carro y por la misma razón (“Peugeot 305 por económico en gasolina y repuestos”) ambos tomaban el mismo yogurt ( y si , por lo mismo, problemas de tránsito intestinal, oficios con mucho stress etc) Y así se repitió la coincidencia en otros tantos productos entre estos dos extraños. La última pregunta de Sebastián para ellos fue: “ ¿A qué te dedicas?” Ella muy seria contestó: “yo soy “call girl” …o sea prostituta”. El señor de negro a su lado, la miró sorprendido y respondió: “ Yo soy el sacerdote de la parroquia de aquí de Belgrano”. Lección recibida: eso es planning. El poder de ver la conexión humana mas allá de los datos que tienes enfrente”.