El Neuromarketing consiste en aplicar técnicas de neurociencia en el marketing, esto con el fin de lograr comprender los niveles de atención y memoria que los consumidores perciben de manera consciente o subconsciente para así poder realizar las acciones correctas para posicionar una marca o inclusive vender un producto o servicio.

Jürgen Klarić comenta en sus conferencias que el motivo principal del fracaso de cualquier innovación en materia de marketing, se debe a que no entendemos que pasa en la mente de los consumidores, fundamentamos nuestras acciones basados en lo que la gente pide, pero muchas veces las personas no saben lo que quieren.

Cuando no sabemos que hay en la mente humana, no sabemos por qué la gente se conecta o se desconecta de las cosas, debemos tener en cuenta que el 85% del proceso de decisión es subconsciente y por ello todo debe estar pensado en dar lo que el cliente quiere.

El cerebro se abre a las nuevas ideas, por eso el contenido creativo es clave. Pero la creatividad debe llegar después de la planeación, investigación y la ciencia. Luego de eso nos volvemos los mejores en el marketing, porque somos capaces de conectar dos mundos que parecen distantes, pero que juntos encuentran las mejores ideas para vender productos y servicios y lograr que las personas lo compren. El cerebro registra todo y lo lleva a un simbolismo metafórico.

Es importante que a través del Neuromarketing entendamos que el cerebro no entiende ni siente lo mismo cuando lee un libro, que cuando algo está en digital. No dejemos de lado esta sensación que el cerebro es capaz de percibir a través del papel. ¡No todo debe ser tan digital!

Así como la mente funciona de maneras impensables, no existe en el mundo un estímulo que sea percibido de la misma manera por un hombre y una mujer. Ambos entienden el mundo de manera diferente, la publicidad no siempre sebe ser unisex, porque no será percibida igual. La emoción lo es todo en el marketing.

El neuromarketing intenta que aprendamos a dejar de lado los egos y salir de nuestra zona de confort para entrar a una zona de aprendizaje. Estamos en la era de la publicidad y el marketing científico donde debemos aceptar nuestros errores y trabajar en pro de mejorar y entender realmente que necesitan nuestros clientes, que es lo que subconscientemente nos piden como empresa.

Si te gustó este contenido, te invitamos a mantenerte informado suscribiéndote a el newsletter de Epic Arts.