Germán Espitia Benavides, alguien que no le teme a nada, con una experiencia admirable nos cuenta un poco su historia desde sus inicios estudiando en Unitec, su paso por Leo Burnett, Young & Rubicam y Findasense Colombia hasta ser parte de Findasense Ecuador.

 

Germán Espítia “Mancho”, de Colombia a Ecuador.
Germán Espítia “Mancho”.

“Realmente de casualidad, porque estudiaba Diseño en Unitec, mientras jugaba fútbol en Academia F.C., de la primera B, y eso era lo que quería, “jugar profeta”.


En ese momento, para graduarme, hice un diplomado en Creatividad y Dirección de Arte, que únicamente se dio ese año, y cuyos profesores eran entre otros, nombres “caballos” de la industria como Alexis Ospina, Carlos Oviedo, Gustavo Zapata “Zeta”, Miltinho Rojas, y Jime Toledo.

De ahí, llegué a la portería de Leo Burnett Colombia a los 18 años, como Practicante Gráfico en el grupo del mismo Alexis, Ovi (quienes me convocan luego del curso) y Andrés Hernández “Zinho”. Dejé el fútbol poco a poco, con guayabo pero sanando a punta de ideas. Era un grupo durísimo y competitivo al extremo, en el que aprendí y traté de aportar absolutamente todo lo que hizo que me contrataran, al inicio no fue nada pero nada fácil, al contrario, fue un estrellón muy duro en mi vida, al que le agradezco muchísimo.

Luego me llaman el Niche y Chipi (Jorge Orozco y Edwin López), a manejar Movistar y a coger callo. Toda esa época de Leo para mi fue increíble, la mejor escuela tanto para un Director de Arte, como para pensar rápido y armar léxico. Estaba llena de gente espectacular, que me acogió como un hermano menor.

Después de 4 años burnetteros a todo timbal, le pedí permiso a Mauro, Fer y Gonzo (Germán Espitia) – de ahí viene mi primera chapa, apodo: Gonzito, quien se tomó una selfie con mi cédula en mi primer día de pasantía – para mudarme a las filas del Young & Rubicam de Rocha y Tito, al grupo de Sebas Sánchez y Julián Núñez, quien me puso “la mona” hasta hoy; Esta etapa la compartí al lado de creativos, planners, ejecutivos, clientes y personas increíbles con quienes hicimos mucho, crecimos y ganamos cosas muy buenas, y que hoy están en combos muy sólidos tanto en Colombia como por fuera.

Luego de casi 2 años y medio en Y&R, Sánchez se va y me lleva con él a un reto inmenso: Findasense Colombia, una agencia digital, que para muchos era desconocida en ese momento, a manejar todo el Social Media de The Coca Cola Company regional. No lo dudé.

Hicimos gracias a Dios un gran año, figurando en varios festivales mundiales, haciendo familia, dando visibilidad a un lugar nuevo para el medio tradicional creativo y dejando a nuestro cliente como número 1 en RRSS en 2017, entre otras cosas.

No había cumplido un año en la oficina, estaba con Sebas en Nueva York en el D&Ad, y me abrió la puerta a dirigir la oficina de Findasense Ecuador.

Ahí empezó a gestionarse todo.

Vino la oferta unos meses después, la analicé con mi novia y mi familia, y heme acá en Quito, contento y motivado.

La idea con esta movida es venir a aprender como Director Creativo de la oficina. Es un paso que quería dar hace mucho tiempo, conocer otro mercado. En mi día a día trato de prepararme mucho para “ser material disponible” para lo que pida la vida afuera, idiomas, lugares, información, etc.

Lo que quiero en FAS Ecuador, es contagiar del mejor ambiente y condimento a su gente, formar un grupo que se quiera mucho, que se apoye y que quiera que lo que vea su cliente, sea lo mejor siempre. Aplicar un método de objetividad y de fusión entre todo lo bueno que le he aprendido a tanta gente en estos años y que nos haga tocar de primera cuando deba hacerse y de tirar lujos cuando se pueda.

Ecuador es impresionante, es un lugar lleno de cosas para hacer y donde el que quiera puede encontrar un colchón, o de otro lado, un sitio lleno de ideas, hiperactividad y bochinche. Hay una tropa colombiana bravísima, liderando las principales agencias y que también me han hecho sentir inmejorablemente.


“En Colombia crecemos con algo valiosísimo, la recursividad y el hambre. El tener esas uñas comidas hasta la cutícula de tanto trabajar con ellas y esa “leona”, esa “gurbia” de siempre ver lo de afuera como algo admirable pero realizable si se nos permite.”


Siento que así como a mí me inquietaba desde muy pequeño, tanto en el fút como en la publicidad, lo que pasaba afuera en las grandes ligas, a la mayoría de los casos de creativos jóvenes, creo que les pasa igual. Eso que no nos lo quite nadie. Acostumbro cuando viajo, darme el borondo por alguna agencia a nivel internacional. Tengo super presente el caso de AKQA Shanghai, donde el gran Chichi (Carlos Bernal) con quien coincidí en Leo, nos recibió y nos mostró el trabajo de la oficina. Impresionante, capos en producción, en aliados ejecucionales, en expertise de cada quien, pero con ese ingrediente sabroso: el talento criollo.

Yo lo único que diría, es que si ve que a usted le han dicho mil veces que acá su idea “no se puede hacer, pero que siga así que por ahí va”, siga así, no le baje las pulsaciones en esta maratón y apúntele al mercado en el que usted cree que sí la va a hacer, no deje de ser latinoamericano en sus pensadas, porque nosotros los latinos estamos llenos de problemas –de briefs-, que en otros lados ni se imaginan que existen. Lo peor que puede pasar es que aprenda otro idioma y conozca mil culturas más.


“Ame esta carrera si se metió a esto, y si algún día va a trabajar pensando que va solo a trabajar y no a estar con panas, la está cagando o algo pasa.”


En cuanto a clientes, me ha tocado vacilarme algunos como Club Colombia, Kellogg’s, Suzuki Autos, Citröen, McDonald´s, Telefónica, Phillip Morris, DirecTV, DHL, Land Rover, Fedco, Seguros Bolívar, Liga Contra el Cáncer, Adidas, Cruz Roja, Farmatodo, Samsung, Homecenter, Danone, Coca-Cola, Sprite, Fanta, Powerade, Del Valle, entre otros.

Germán Espítia “Mancho”, de Colombia a Ecuador.

Hoy día me gusta correr Enduro en bici, tatuar, conocer La Tierra lo que más pueda, criar a mis dos nuevas gatas serranas: Fania y Mela, recochar en Instagram, darle a los idiomas, aprender a mezclar discos de salsabor y a coleccionar techos (cachuchas)”.

¡Éxitos mona en todo lo que se venga, con toda papá!