¿Quién es Juan Camilo en lo profesional y en lo personal?

Generalmente pienso que la parte más incómoda de una entrevista es hablar de uno mismo, es definitivamente imposible no caer en clichés y mostrar un perfil algo egocéntrico.

Podría decir que soy un colombiano más, nacido en Bucaramanga, una ciudad pequeña y criado en una ciudad aún más pequeña, Barrancabermeja. Estudié publicidad en la UDES en Bucaramanga, porque me gustaban los comerciales Self-promotion que hacía el canal de televisión MTV y tal vez esa fue mi única razón.

Durante toda mi carrera he hecho lo que me gusta, he trabajado con gente muy talentosa de los que, por fortuna y por rutina, he aprendido mucho.

Empecé trabajando como copy junior en Argentina durante un año; al regresar a Colombia estuve en ADE y en Young & Rubicam Bogotá. En esta última pasé siete años hasta llegar a ser director creativo de grupo, siete años donde trabajé para grandes marcas y grandes jefes ininterrumpidamente. Durante este tiempo hice muchos anuncios, radios, teles, promociones, proyectos digitales; gané mucha experiencia, cancha, y gracias a muchos, una buena cantidad de reconocimientos internacionales en festivales de publicidad, por eso volví a salir del país.

Ahora, fuera del país sigo haciendo lo mismo, peleando con la frustración, entusiasmándome con los cambios y alegrándome con los logros, normal, como todos, lo único distinto es que he tratado de aprovechar las oportunidades que me ha dado el mercado extranjero, buscando siempre la forma de no decepcionar a nadie, pues la inversión y las expectativas de una compañía al trasladar a un creativo a su país son bastante altas.

Siento que la gente de mi generación es muy resistente. Hemos sobrevivido a la transición entre dos eras muy distintas de la creatividad publicitaria, durante este tiempo hemos tenido que enfrentar rápidamente no solo a las tendencias si no a cambios radicales en la forma de comunicar.

Hablar de la gente que me ha rodeado en las agencias también es un tema importante a nivel personal. Y es que siempre he tratado de estar alrededor de gente trabajadora, que por lo general es la misma que es talentosa. Creo que estar al lado de alguien más ingenioso es lo que más me ha motivado como creativo, un suicidio al ego de vez en cuando es reconfortante.

Ver cómo las personas de la agencia al final del día se convierten en miembros de su familia es muy bueno y eso marca toda la diferencia, pensar con alguien que usted considera un hermano, primo o tío se vuelve entretenido. Y divertirse en este negocio tan absorbente es primordial.

He pasado por tres redes: DDBSaatchi y Rubicam, en cada una de ellas la apuesta ha sido la misma, creatividad, creatividad y creatividad; espero que eso nunca cambie por el bien de todos los que creemos que el motor de este negocio no es otro que las buenas ideas.

Ahora es importante tener esto en cuenta, las multinacionales cada vez están más dispuestas a importar talento extranjero, lo que antes parecía muy difícil, con las redes sociales y de networking cada vez es más fácil. Irse del país ya no es solo un privilegio de grandes directores creativos o de personas con buenos headhunters, ahora redactores y directores de arte pueden dar a conocer su trabajo al mundo entero y ser contratados en otro país.

No soy del tipo de profesionales que piensa mucho en el éxito futuro, entre los brief, los cambios en el negocio y mi familia se me va el tiempo. Hoy pienso que la publicidad nunca ha dejado de estar en su mejor momento, no hay crisis que haya hecho o vaya a hacer a las agencias menos creativas o menos estratégicas. Me causa respeto y admiración el trabajo que se hace y a la vez motivación el hecho de no saber qué es lo que tendremos que hacer.

Mis expectativas sobre el futuro, como ven, no son otras que seguir aprendiendo y aprovechar las oportunidades. La creatividad cada vez me gusta más y cada vez es más necesaria para los clientes, por eso creo que hay mucho futuro y negocio para todos.

¿Cómo comenzó tu carrera fuera del país?

Mi carrera fuera del país comenzó a los 23 años con la intención de ir a estudiar a Buenos Aires y empezar un postgrado en la Escuelita Superior de Creativos Publicitarios, mientras estudiaba, trabajé como copy junior en una agencia llamada TCH, donde tuve la oportunidad de manejar la cuenta del Club Atlético River Plate.

Volví a Colombia y ocho años después empecé a trabajar como Director Creativo Asociado en Badillo Saatchi & Saatchi Puerto Rico. Dos años intensos de mucha exigencia, aprendizaje y sobre todo buen trabajo, el mejor entrenamiento para llegar al mercado hispano de los Estados Unidos e ingresar en ALMA, agencia en la que hoy soy Director Creativo.

¿Una anécdota?

Tengo dos, me encontré con Bek David Campbell, vocalista de la banda Beck, en Cannes y me tomé una foto con él. En otra ocasión, John C Julian Lennon compartió un trabajo que hicimos en Young & Rubicam para el festival de música clásica de Cartagena en su muro Facebook.

¿Cómo pasó lo de la dirección creativa en Alma?

La dirección creativa en Alma pasó y llegó en el momento perfecto, no fue antes ni después. Llegar y asumir un puesto como director creativo en un mercado lleno de tantas variables, como es el hispano en los Estados Unidos, necesita de tiempo.

En mi caso, mis jefes tardaron un año y diez meses en determinar que podía estar en esta posición; ¿qué vieron en mí?, creo que lo necesario, las ganas de asumir el reto, el compromiso real con cada brief y un buen año en los festivales.

¿Metas ahora como Director Creativo?

Las mismas de siempre, aportar de la mejor forma para que cada agencia en la que esté se caracterice por tener trabajo relevante y consistente, teniendo en cuenta que el negocio ya no es el mismo y que las exigencias para llegar a destacarse dentro del mercado son cada vez más complejas.

En definitiva, no son unas metas distintas a las que tienen muchos creativos, simplemente pienso que las metas laborales están muy ligadas a los giros del negocio y como la publicidad está cambiando tanto, creo que sería muy raro hablar de proyectos futuros cuando no se sabe si mañana aparecerá algo que cambie el rumbo de mis gustos laborales.

Un consejo para los estudiantes

Aprovechar el acceso que tienen para estar al día. La conectividad ha incrementado la posibilidad de estar en contacto directo con la actualidad y esa es una ventaja que tienen todos los que han crecido con un smartphone en la mano.

Hoy en día no basta con estar pensando en campañas de publicidad convencional y no es por tendencia, es simplemente porque está demostrado que cada vez menos gente está pendiente a estos medios, hoy más que nunca es necesario conocer, e incluso ser parte, de la actualidad, esa ventaja no la teníamos antes, así que aprovéchenla.

El negocio en el que han decidido invertir sus futuros demanda una responsabilidad muy grande, ahora el consumidor puede destruir una campaña e incluso a un marca con un simple tweet y esto hace que el conocimiento sea cada vez mucho más relevante que la improvisación.

Otra cosa y no menos importante, la frustración en este negocio es el pan de cada día y gracias a ella se harán mejores, quiéranla y asimílenla, porque de otra forma van a tirar la toalla mucho antes de lo previsto.