Trabajé por 5 años como director de arte en Leo Burnett Colombia. Tuve la oportunidad de trabajar con mucha gente diferente y la fortuna de hacerlo para las cuentas: Carrefour, P&G, Coca-Cola, Alpina, Seguros Bolívar, Fundación Bolívar Davivienda y Davivienda. Ahora me voy para Grey MENA en Doha, Qatar y así pasó todo:

Un día mientras jugaba Xbox en mi casa, recibí una notificación de LinkedIn diciéndome que alguien quería ser parte de mi red y como siempre, le di aceptar. Mientras buscaba un lobby para el siguiente partido de COD y esperaba que cargara, me puse a mirar un rato LinkedIn y vi un post en el que estaban buscando un director de arte para Grey MENA y sin pensarlo dos veces le escribí a la persona que lo publicó por el inbox copiándole el link de mi portafolio. Simplemente lo envié por enviarlo, la verdad nunca pensé que me fueran a contactar en algún momento, yo pensaba -¿Cuántas personas no habrán visto ese post?.

Para la semana en que les escribí me respondieron, intercambiamos varios mails, les interesó mi trabajo, pero desafortunadamente para ese momento se cerró el cupo y ahí termino la historia.

Ya había pasado como un mes después de todo esto que les conté y un amigo me puso en contacto con otra agencia acá en Bogotá en la que buscaban a un director de arte, fui a ver cómo era la vaina porque nunca está de más ver qué te proponen en otros lados… y me gustó, me devolví para Leo, hablé con mis directores acerca de qué era lo mejor en ese momento para mí, puse las cosas en una balanza y decidí quedarme en Leo Burnett. Al rato, recibí un correo de Grey MENA en el que me decían que necesitaban mi número celular o mi skype para hablar conmigo, me dio como vaina pero se los envié, quedamos en que me llamarían para conocerme esa misma noche, noche en la que estaba diseñando un logo para un concurso… me llamaron por skype y hablé con la directora creativa de allá, ella me contó cómo sería todo, la estadía, el pago, las cuentas, el viaje, el tipo de contrato… todo. Antes de finalizar la llamada, me dijo que hablábamos el lunes para saber cuál era mi respuesta. Me quedó claro que no tenía mucho que pensar. Al día siguiente volví a hablar con mis directores de Leo y al principio no me creían, después de estar hablando un rato, contarles cómo había pasado todo, me creyeron y lo único que me dijeron fue que en este caso no me podían pedir que me quedara, que era una oportunidad única y que no a todo el mundo se le presenta… pero sí se presentan y cuando llega, no hay que dejarla pasar. El lunes me llamaron de nuevo en la noche, acepté la propuesta y en ese instante empezó todo un nuevo reto.

Cuando puse el pie por primera vez en la universidad no me imaginé que terminaría trabajando en otro país. Eso pensarán muchos y les pido que dejen de hacerlo, porque en Colombia hay mucho talento y no lo digo por mí, sino porque no soy el primero ni el último que se va de Colombia a hacer publicidad en otro país… las oportunidades en este negocio, existen.

 

Un abrazo y allá o en otro país nos vemos.