Los ganadores de Colombia volvieron de Cannes Lions 2015 y quisimos hacerles dos preguntas:

¿Qué les dejó Cannes Lions 2015? y ¿Qué aprendieron en Cannes Lions 2015?

John Raúl Forero, VP Creativo Ogilvy Colombia

Cannes 2015 nos dejó un León de Oro, uno de Plata y una dupla de jóvenes creativos de la agencia con su primer León de Plata en Young Lions. Y tal vez este es para mi el más importante porque sin duda es una inyección de ánimo para todos los jóvenes talentos de la agencia. No para ganar Leones sino para hacer un gran trabajo, que entre otras cosas, gane Leones, que es muy diferente. Nos dejó también en el ranking de las mejores agencias del mundo de la red Ogilvy & Mather, nos dejó mejor Red de Iberoamérica por segundo año consecutivo y mejor Network por cuarto año consecutivo.

¿Qué aprendí? Bueno, que film es una categoría que tenemos abandonada con infinitas posibilidades en Cyber y en Content. También aprendí que aunque las acciones sociales son importantes para las marcas, a veces las agencias olvidamos el foco del negocio y no damos el mismo delivery creativo a las marcas como tal. Creo que es fundamental mantener un balance. 

 

Samuel Estrada, VP Creativo y Gerente General McCann Colombia

El festival de la creatividad de Cannes 2015 estuvo lleno de todo, de ideas, de gente, de sorpresas, de ilusiones, de desilusiones, de inspiración pero también de transpiración. La experiencia de ser jurado este año me dio una perspectiva diferente, me dio un nuevo sentido de la escala del festival, de la cantidad de trabajo que se inscribe y la cantidad de filtros por los que pasa un trabajo para llegar a convertirse en un león. Siempre hemos sabido que ganar un león es muy difícil pero desde adentro comprueba uno realmente lo complicado que es. En mi categoría había 2850 piezas inscritas. Hicimos un prejudging antes de llegar a Cannes en donde una buena cantidad de piezas se quedaron y ni siquiera fueron vistas en la costa azul. Después hicimos un long list de más o menos 290 piezas es decir alrededor del 10% y después el shortlist quedo como en 265 piezas aproximadamente. Esto le da una idea a uno de lo exigente que es el jurado. Después vienen los metales y para darles una idea, de 25 subcategorías que votamos por metales en la primera ronda solo dimos 2 oros. ¿Exagerado? A mi me pareció exageradísimo, desproporcionado. Fue necesaria una larga discusión para que en la segunda ronda de votaciones los oros aparecieran, finalmente dimos una cantidad lógica de oros y yo aun siento que hay cosas que se quedaron cortas sin razón aparente. Las discusiones son muy interesantes y de un gran nivel, la convivencia con el jurado es fantástica aunque agotadora. Y después de ver más de 2000 videocasos de dos minutos por fin un poco tiempo para mirar las cosas desde otro ángulo, los expositores son cada vez mejores y la versatilidad de los temas me parece que son fundamentales para nutrir la creatividad. Y si, hay mucha fiesta, mucha, de todos los colores y sabores y eso nunca es malo.

Giovanni Martínez, VP Creativo Sancho BBDO

Aparte de los buenos resultados para el país y para nosotros, Cannes 2015 nos deja un gran reto para el año entrante: subir la vara, pues lo difícil de que te vaya bien es que al siguiente año vas a tener que trabajar el doble o el triple para mantenerte, y si quieres superarte pues ya se imaginarán el grado de dificultad que esto representa. Cannes 2015 nos plantea un desafío fascinante para el 2016.

Es difícil afirmar que se aprende algo cuando se asiste a un certamen publicitario y de creatividad como Cannes Lions. Te basta con entrar a la charla de RGA para darte cuenta que tendrías que ser un genio para aprender a hacer algo de lo que ellos hacen, (son creadores no creativos).

Ahora bien, lo que sí pasa es que estos personajes, más que enseñarte, te inspiran y te mueven a buscar nuevas maneras de ser competitivo. Tuve la oportunidad de compartir Cannes 2015 con una de nuestras clientas y ella se devolvió muy inspirada, con su cabeza llena de ideas y ganas de hacer trabajos del nivel que nos dejó ver Cannes 2015.

Rodrigo Tarquino y Camilo Carvajal, Directores Generales Creativos Publicis Colombia

Cannes, como siempre, deja muchas enseñanzas. Este año fuimos con tres casos: uno para el Museo de Arte Moderno de Bogotá (Mambo), el cual fue una exposición que duró casi dos meses; el segundo fue el de la Fundación Cirec, que partió con un prototipo creado por Carlos Arturo Torres y que unimos con una acción en los colegios, volviéndola una acción empresarial, y el tercer caso fue una exposición hecha por un invidente, patrocinada por Diners Club – Davivienda.

Para aquellos a quienes nos apasiona la publicidad, ver lo que gana en Cannes siempre será inspirador y demuestra que el poder de una buena idea muchas veces es tan poderosa que ni un medio ni una categoría puede encajonarla o perfilarla; a diferencia de otros años, donde un solo caso ganaba más de treinta leones, este año no se vieron estos resultados tan contundentes y muchas piezas ganaron donde tenían que ganar y no donde los jurados sentían que podían ganar.

Después de cinco años de esta nueva etapa en Publicis Colombia, Cannes nos dejó los primeros leones de Publicis Colombia en su historia, pero lo más importante de este resultado fue el proceso: en los últimos 12 meses cambiamos formas de trabajar en el departamento creativo, cambiamos varios procesos internos y, sobre todo, trabajamos con productoras, directores, diseñadores de producto, estudios de sonido, postproductoras, fotógrafos y clientes, todos como un solo equipo, porque este resultado es eso: trabajar en equipo.

Lo mejor de Cannes año tras año es que llegas con ciertas expectativas y con alguna idea de lo que podría pasar, pero al terminar llegas a Colombia con otra forma de pensar sobre los procesos y la forma en que a través del tiempo Cannes Lions va cambiando.

Este año aprendimos que el proceso a largo plazo y disciplinado tiene resultados; aprendimos que muchas veces, aunque nos quejemos de muchos temas actuales y sociales, siempre tenemos la posibilidad de sacarle provecho a las situaciones para mejorar.

Aprendimos que un departamento creativo de 25 personas inspirado y motivado puede tener más fuerza que departamentos creativos de 100 personas; aprendimos que ahora tenemos que ser mucho más agudos con las ideas, porque si uno cree tener una idea poderosa, en el mundo puede haber diez más fuertes que la tuya y la única diferencia puede ser cómo se enfoca el problema estratégico o cómo se hace un caso para que la idea brille más.

Aprendimos que cuando ese domingo se acabó Cannes Lions 2015 inmediatamente comenzó la versión 2016 y que todo empieza de cero. El reto ahora es seguir en esa búsqueda de nuevas ideas y de nuevas formas de comunicarlas; si ganan un león bien y si no, debemos seguir trabajando con las mismas ganas de siempre.

 

 

Tito Chamorro, VP Creativo Young and Rubicam Colombia

Muchos interrogantes, eso es bueno, pero no corresponde a la lógica, regularmente uno tiene la idea de que va a encontrar las respuestas a muchas de las preguntas que tiene de este negocio: Cannes, la creatividad, para dónde vamos, cómo lo hacemos, si somos buenos creativos, si vamos por buen camino, ¿Nos la creemos? ¿No nos la creemos? La verdad, con cada respuesta llega un nuevo interrogante. Así que llegué a la agencia con un montón de dudas que ahora tendremos que contestarnos, lo lindo es que esas respuestas vendrán con el trabajo, con el día a día. Esto es parte de la segunda pregunta, así que más adelante desarrollaré la idea. Lo que me dejó Cannes lo resumo con una anécdota que por supuesto me dejó otro par de interrogantes.

De regreso a Colombia, en el vuelo Niza – Madrid, iba con mi morral y con el león de oro en la mano. Mientras la fila avanzaba por el pasillo del avión quedé al lado de un colombiano que al verme no dudó en decirme (con tono algo irónico): ¿Qué? ¿Lo trae en las manos para que todo el mundo sepa que se ganó un león? A lo que yo contesté ingenuamente (porque la verdad era la primera vez que traía un león de Cannes y no quería que le pasara nada; es un tesoro para mí y no me quería separar de él): No, no, la verdad no quiero separarme de él. Me sentí un poco incomodo y el mal genio empezaba a inundarme, pero afortunadamente la fila empezó a avanzar y tres asientos mas adelante me devolvieron la alegría. Un español que no conocía me dijo con una sonrisa enorme: ¡En hora buena, tío! ¡Felicitaciones! Yo sonriendo le di las gracias y seguí caminando. Otras 2 o 3 filas después un argentino me mira y me dice: ¡Felicitaciones! ¡Qué grande! Le agradezco y sigo mi camino sonriendo. Ya en mi puesto me quedo pensando, ¿no deberíamos alegrarnos los colombianos por los éxitos de los colombianos? ¿No deberíamos ser un gremio más unido? Como los argentinos, los españoles, mexicanos, etc. Esto no tiene que ver con ganar o perder, tiene que ver con lo que somos como personas, como gremio, como país. Estamos transitando por un camino muy difícil como para hacérnoslo más complicado nosotros mismos. Es increíble vernos. ¿Será que los colombianos somos mala leche? No voy a defender los premios y los festivales, respeto a quienes son detractores de los festivales, están en su derecho de pensar que los festivales son para alimentar el ego de los publicistas. Yo por el contrario pienso que vistos desde una óptica mucho más positiva, los festivales nos dan la oportunidad de figurar como industria, como gremio, nos pone en el mapa de grandes marcas, de grandes negocios. Si miramos un poquito mas allá de nuestras narices encontraremos más pros que contras. Si el mundo nos reconoce tendremos un mejor futuro y una industria mas grande. No pensemos individualmente, pensemos en equipo. Es un principio básico.

¿Qué aprendí? Que necesitamos fortalecernos como gremio. Vamos bien, pero falta mucho. Hoy exportamos talento colombiano a muchas partes del mundo: España, México, USA, Puerto Rico, Dubai, etc. Somos la agencia regional para muchas marcas, pero todavía nos falta querer y amar lo que hacemos, somos mezquinos con el éxito de nuestros colegas. Basta con leer algunos posts en redes sociales de gente que pertenece al gremio, que no conozco pero que sé que es creativa y están despotricando de lo que pasó en Cannes. Que se suben al bus de las críticas porque leen la opinión de los grandes de este negocio que se replantean para dónde vamos y si está bien lo que acaba de pasar en el festival. Eso no está mal, lo que está mal es que no hagan nada al respecto. Quedarse parados a la orilla del camino y ver cómo los demás hacen para luego tratar de destruirlos criticando sin aportar, es muy fácil. La diferencia con los gurús de la publicidad es que ellos ya lo hicieron y a pesar de eso se siguen cuestionando para poder solucionarlo, para corregir el camino; pero no con palabras sino con hechos. Nosotros tenemos que empezar a hacer, a proponer, no importa que nos equivoquemos, el solo hecho de intentarlo nos va a dar luces de qué es lo próximo que podemos hacer para mejorar. Tenemos que dejar de quejarnos, de hablar mal del otro. Somos buenos pero no tanto, como a veces nos creemos y lo único que nos hace falta para ser más grandes es trabajo, trabajo en equipo, con nuestra dupla, con nuestro team, con nuestro departamento, con nuestra agencia, con nuestro gremio y sobre todo, con nuestro país. Somos una nueva generación de publicistas que tenemos la obligación de poner en práctica lo que nos enseñaron: ser más grandes. 

 

 

Juan Jose Posada, Director Creativo Ejecutivo Geometry Global LATAM

El primer oro en Design en la historia de Colombia. Y este no es un detalle menor, es una categoría muy compleja, y que junto al equipo del cual hago parte hayamos podido descifrarla me llena de orgullo, soy un estudioso de las subcategorías en las que inscribo, pues no me gusta despilfarrar el dinero de las inscripciones haciendo “pesca con dinamita”, elegí minuciosamente la subcategoría en la que consideré que más posibilidades teníamos, una sola, y al llegar a Cannes, ¡oh sorpresa¡, descubrí que sin quererlo, pero como un premio adicional a nuestra autoestima, nuestra pieza había quedado en “el grupo de la muerte” del diseño, allí estaban, en la B06, las piezas que más admiraba y temía: True wetsuits para Quicksilver, Proud Whopper para Burger King y Life Paint para Volvo, sumadas a 300 piezas más que no conocía. Para que se lleven una idea, Proud Whopper se empacó 13 leones y Life Paint 2 Grand Prix, entre ellos el de Design, y fue compitiendo contra ellos que ganamos ORO. El primero no mÍo, no de Geometry, el primer oro en design de los colombianos.

Este año tuve la fortuna de ser jurado, y tuve la fortuna de serlo en Design que es quizás la categoría que más disfruto y admiro, y, a pesar de llevar más de 20 años de carrera, considero que en una semana tuve la más fuerte descarga de aprendizaje que he tenido en mi carrera, bien valió la pena. Tener la posibilidad y la responsabilidad de decidir sobre las 3,000 mejores piezas de diseño del mundo es indescriptible, había de todo: afiches japoneses, libros alemanes, logotipos españoles, ideas brasileras, empaques gringos, estaba todo lo que admiro allí, en un salón. El día que muera creo que volveré a pasar por esa salón así sea en un parpadeo de entre los momentos que más he disfrutado en la vida. Aprendí que hay muchas cosas que son fundamentales en el diseño, pero en una que pecamos mucho es en el tiempo que le dedicamos a las cosas, somos inmediatistas, en el diseño hay que decantar cada detalle una y mil veces, no hacerlo se nota, no se puede apresurar nada, todo tiene una razón para estar allí y no en otro lugar y en eso los japoneses nos llevan toda una vida de ventaja, no a los colombianos, pero a todo aquel que no sea japonés cualquiera que sea su nacionalidad.

Invito a todos los diseñadores, directores de arte y estudiantes de diseño a investigar más acerca del diseño japonés, es como poder viajar al futuro.