Under Bogotá presenta Makers, un espacio en el cual cada dos semanas se presentará un Maker para que comparta con la gente cómo usó la creatividad para #VivirDeLasIdeas

La idea de este espacio es demostrar algo que que no es nuevo: la creatividad, innovación, tecnología y emprendimiento son las palabras más importantes ahora y en el futuro, no solo en el mundo de los negocios sino en general.

Para su primer sesión tendrán a Catalina Alba, quien fuera publicista y ahora dirige su exitoso proyecto gastronómico.

Asiste al evento aquí
Hablamos con ella y esto fue lo que nos contó.

Mi nombre es Catalina Alba. Nací en Cali la víspera del día de las brujas de 1978, pero Bogotá ha sido la casa que me adoptó. Aunque me incliné por la publicidad siendo muy joven, una larga estadía fuera del país, se convirtió en una revelación: los restaurantes, cafeterías, bares y la comida para los de a pie, cautivaron mi atención. Fue ahí cuando entendí que cocinar era una vocación dormida y un hobby tan riguroso como el trabajo más profesional.
Al regresar, la curiosidad me llevó a estudiar más a fondo lo que hasta el momento había aprendido de la mano de mi mamá y de los diferentes libros de cocina que había en la casa. Pronto ese aprendizaje se transformó en recetas y las recetas en fotografías.
Fueron precisamente éstas las encargadas de inaugurar un blog para mostrar lo que se cocinaba en mi casa y poco a poco ese espacio se transformó para darle entrada a “primeros auxilios” culinarios a través de clases de cocina virtuales y a prácticos consejos para quienes quieren aprender a cocinar o miran con respeto meterse entre fogones.
Como el blog se había quedado pequeño, fundé la página de cocina: www.loquesecocinaenestacasa.com Con un objetivo muy sencillo: demostrar que todos, absolutamente todos, podemos cocinar; de una manera fácil, divertida y que integre a la comunidad a través de las redes sociales.
En otras palabras, lo mío es explicar la cocina de manera “desmenuzada” con términos claros, partiendo de la base de que nada es obvio.
Tan grande es mi pasión por enseñar a cocinar, que hace tres años y medio decidí renunciar a mi trabajo habitual como publicista para dedicarme 100% a ella y a transmitirle a los demás la magia que hay detrás de este mundo.