Esta es una visión personal de lo que aprendí en estos años, la advertencia de lo que me falta por aprender y el recordatorio de que la industria digital es tan cambiante que adaptarse es la regla, no la opción.

Con ustedes mis innegociables para no morir en el intento.

1. APERTURA AL ENTENDIMIENTO DEL ECOSISTEMA DIGITAL

Somos los llamados a ir más allá del KV y el post en Facebook. Somos los llamados a pensar en los sitios web, en los buscadores de Google, en los QR dentro de los puntos de venta, los que velamos por hacer que cada acción tenga un objetivo claro y hacer que viva en el medio y en el momento que el consumidor lo necesita.

De esta manera, liderar el área, implica tener una visión amplia del ecosistema de medios; entender que digital no es solo redes sociales, sino todos los puntos de contacto que constituyen la experiencia de los usuarios, dentro del proceso de decisión de compra.

No es estar por estar, es hacer que cada una de las acciones digitales estén diseñadas para hacer mejor y más fácil la vida a las personas.

2. SENSIBILIDAD POR EL CONSUMIDOR

De pequeños enamoramientos creativos y falta de rigor en el entendimiento del consumidor, hemos visto miles de campañas que conectan más con sus publicistas que con las necesidades propias de las audiencias

Así que, como estrategas digitales, necesitamos podernos conectar mejor con la realidad de las personas. Esto implica no olvidar que la vida también se vive detrás de una pantalla y, aunque el social listening, la data, las tendencias y las miles de herramientas de research digital nos son de gran utilidad, necesitamos hilar delgado en esas cifras, entrar en la cotidianidad de las audiencias, tener un mejor entendimiento de cómo viven, qué necesitan, y por qué hacen lo que hacen.

A veces los mejores insight digitales se encuentran en la calle y no necesariamente en el parque de la 93.

3. INVOLUCRAMIENTO EN EL PROCESO

Debemos asegurarnos del performance de la campaña y la óptima ejecución de la estrategia digital. Esto implica involucrarse en los procesos creativos, en la producción de piezas de pauta, en la definición de los wireframes, incluso en la definición de los CTA´S del comercial de TV. No llegamos a entorpecer el proceso, trabajamos en equipo para que cada una de las acciones de la campaña cumpla con el objetivo, que sea medible y coherente con el planteamiento inicial.

Hacer que el powerpoint/keynote pase a la acción.

4. CURIOSIDAD Y ANÁLISIS

Este punto tiene dos matices importantes:

Para comenzar, miles de datos se pierden diariamente en hojas de Excel y dashboards de Tableau. Necesitamos el rigor para hacer seguimiento a la ejecución de cada una de las acciones digitales y encontrar las oportunidades que nos permitirán hacer cambios sobre la marcha para asegurar el performance de la estrategia digital.

Por otro lado, sería una gran mentira decir que somos expertos en digital. Hay tantas especialidades, tecnicismos y nuevas cosas cada día que es imposible saberlo todo. Así que hay que investigar, leer, aprender de realidad virtual, criptomonedas, NFT, descargar cuanta app salga ¡pruébela! entienda cómo la gente la usa ¡aproveche la excusa perfecta para estar en BUMBLE!

Tenemos la fortuna de trabajar en una dinámica en la que es muy fácil cometer un error, pero es igual de fácil reaccionar para solucionarlo.

5. ASERTIVIDAD EN EL MANEJO DEL EQUIPO

Un director de digital no es nada sin su equipo, ¿de qué sirven los grandes planteamientos si no se cuenta con quién ejecutarlos?

Debemos rodearnos de los mejores. Asegurarnos de conseguir expertos en cada área (UX, UI, PERFORMACE, DATA, DESARROLLO, SEO, PM, CREATIVOS). De seguro tienen mucho que enseñarnos y al final son quienes nos ayudan a llevar nuestra visión estratégica a la vida.

Y no solo esto, debemos ser capaces de descubrir los skills y los planes profesionales de cada persona del equipo de trabajo. Hay que proporcionarles herramientas, acompañarlos y potenciarlos para que cada uno pueda ser la mejor versión de sí mismo en cada área.

¡los grandes resultados llegan con el trabajo de un gran equipo y puedo dar fe de ello, tengo la fortuna de trabajar con uno de los mejores!

Para terminar, espero que algo de los aprendizajes que he tenido en este tiempo, les haya por lo menos hecho reflexionar de lo que nos falta por mejorar como industria y les haya dado el impulso como a mí de empezar a buscar opciones para aportar a la causa.