Andrés tiene 16 de experiencia como publicista, 14 años en una de las agencias más grandes del país y luego trabajo como freelance por meses para otros grandes nombres, durante su carrera logró un salario máximo de alrededor de 4 millones*, luego salió por lo que le dijeron era un recorte de pandemia.


Andrés es uno de los mejores directores de arte que he conocido, pero él al igual que un montón de personas profesionales, entregadas y llenas de talento, han sido víctimas de lo que yo llamaría “LA BURBUJA CREATIVA”. Un modelo absurdo en el que hoy los creativos y las agencias se miden por sus premios, lo que significa que un creativo puede triplicar su salario en un año, si juega bien sus cartas. Moverse entre dos y tres agencias por año, algo que las agencias criticamos pero a su vez fomentamos y convertirse en Director Creativo entre uno y dos años.


Una burbuja alimentada de obsesión y ego, que beneficia y premia a quienes hacen lo que en publicidad llamaríamos goles y deja en el total olvido a quienes lo evitan, por eso personas como Andrés salen sin mayor dolor de las agencias, mientras que otros creativos que jugaron bien sus cartas y se movieron en fichas técnicas, Behance e Instagram, disfrutan de ser lo que decenas de agencias se pelean.


Creo que el medio tiene gente llena de talento y bienvenido sea que crezcan y ganen más, pero también creo que se nos olvidaron las personas que están ahí siempre, que finalizan artes, que editan, que diseñan lo que no gana en festivales, que escriben lo que no recibe metales, esos mismos que evitan que la agencia salga goleada. Estamos viviendo un la época del ego y eso creo creativos que solo se levantan pensando en premios, VPs que los exigen cada viernes y agencias que gastan más en inscripciones de festivales que en mejorar la vida de quienes lo merecen.


Si quieren algo de data que sustente esto, piensen que Cannes entregó 10 Grand Prix por día, más de 1500 leones en un solo festival y que tenemos casi un festival de publicidad por mes.


Andrés podría ser llamado el mejor Director de Arte de día a día del país, pero claro ese cargo y ese título no existen, así que quizás él jamás gane lo que debe ganar alguien que es tan bueno en algo.


Alejandro Gómez.

Un saludo a Andrés que permitió contar un poco de su historia y gracias por ser parte de nuestra agencia.