Nicolás Victorino, Director de Arte en BRM Colombia nos comparte “Todos para uno, uno para todos”.

Para nadie es un secreto que este maravilloso mundo de las agencias tiene el talento natural de absorberte hasta el punto de quiebre. Hay incontables talentos que se han enfrentado a esta realidad y a pesar de tener todas las cualidades para triunfar en la industria, han decidido dar un paso al costado.

El más reciente fue apenas hace un par de semanas, en donde un director con mucha proyección decidió dar un paso al costado para pensar cómo afrontar su relación con la publicidad. Pero esta vez fue diferente, porque esta persona logró plasmar su sentimiento de forma pública. El resultado fue que todos en el medio terminamos empatizando con su forma de expresarlo.

Esta situación me trajo a preguntarme ¿hay algo que podamos hacer como directores de arte para que nuestros equipos tengan una relación adecuada con la publicidad? ¿Les podemos ofrecer una vida equilibrada entre sus ambiciones laborales y sociales? Claro que se puede. De hecho, hay muchas formas de hacerlo, pero a continuación les voy a plantear mis 4 mandamientos para lograrlo.

1- Todos somos líderes: en nuestro ámbito los cargos están muy establecidos, pero darle la oportunidad a una persona para que se muestre como líder y se empodere frente a un cliente y sus compañeros no solo es un motivo de orgullo, también nos ayuda a distribuir la presión para que no sea una sola persona la que cargue con el peso de la situación. Y por supuesto, estamos construyendo el talento de futuros directores.

2- Reconocer las habilidades de cada integrante del equipo: Cada persona es diferente, al igual que sus talentos. Y el primer trabajo al que deberíamos someternos como directores es conocer a fondo esos talentos. Porque exigirle a alguien que sea multifuncional es una forma de alimentar su falta de motivación. Y con esto no me refiero a que tengamos personas dedicadas a tareas específicas, sino que seamos capaces de entender qué tipo de proyectos motivan a cada miembro de nuestro equipo.

3- Espíritu inspirador: Como líderes somos mucho más que solo un filtro para la creatividad. Por eso es importante jamás dejar de hacer lo que nos llevó a ese rol; jamás dejar de hacer visuales así sea un pequeño post, jamás dejar de seguir puliendo tus habilidades, y jamás dejar de participar en la construcción de campañas porque, aunque a veces no lo notemos, todos en el equipo nos están viendo y se nutren de nuestro ejemplo.

4- Miedo al hablar: A la gran mayoría de personas nos cuesta expresarnos, ya sea por timidez o miedo a ser juzgados porque “esa idea está una mierda”. Pero es importante quitarnos esa presión y traer a coalición esa frase de cajón que dice “ninguna idea es mala”. Porque como lo dijimos un poco antes, la presión de sacar las cosas adelante tiene que recaer sobre todos para que ninguno lleve sobre sus hombros más de lo que pueda cargar. Por eso debemos trabajar en la confianza del equipo, darles el empujoncito y ayudarles a construir sobre sus ideas, así al comienzo no parezca el camino adecuado.

Todos creamos nuestra propia forma de liderar y estos 4 mandamientos me han ayudado a crear la mía, así que espero que de alguna forma les ayude a ustedes también.

Por último, les comparto una frase que me gusta mucho: “No puedo ser mejor si no tengo tiempo de mejorar”.

Brindemos esos espacios para que nuestros equipos y nosotros mismos, podamos estar en constante crecimiento, donde los hagamos sentir como una parte importante de nuestras agencias, porque en realidad lo son ya que sin la gente que nos rodea no seríamos capaces de lograr nada.