Daniel Muñoz lideró la operación de más de 50 marcas de Latinoamérica para AB-Inbev Bavaria siendo la cabeza de la Agencia in-house de mayor crecimiento en la historia de Colombia, La Fábrica – Draftline, ahora emprende un nuevo reto, es el Brand Marketing Head & Creative In-house Shop en la start-up tecnológica más grande de Colombia, Rappi.

¿Cuéntanos un poco de tu historia profesional reciente en AbInbev y La Fábrica / Draftline?

“Estuve algunos años en PepsiCo en ventas y mercadeo. Apliqué a una vacante para trabajar en mercadeo con Poker (marca que amo profundamente) y ahí empezó mi aventura en Bavaria (AB Inbev). Después de estar en diferentes roles vimos la oportunidad de acelerar la transformación de negocio a través de los datos, digital y tecnología evolucionando el modelo de agencias y ahí nació LA FÁBRICA.

LA FÁBRICA es un laboratorio colaborativo, que presta servicios creativos y de transformación digital a través de talento diverso, metodologías ágiles y herramientas tecnológicas. 

En 2 años pasamos de ser 3 personas, a más de 250. Con oficinas en Bogotá y en CDMX prestando servicios a más de 25 países en América, Europa y África. Mejorando servicios que antes eran prestados por agencias, creando nuevos, ahorrándole millones de dólares a la compañía, ganando premios reconocidos, inclusive siendo nominados a Cannes ¡Toda una experiencia!

Hoy LA FÁBRICA hace parte de DraftLine, un proyecto global de AB Inbev, para replicar el modelo que construimos con orgullo en Colombia, con más de 12 oficinas en todos los continentes.

Esto gracias a la cultura de transformación de AB Inbev, el apoyo del liderazgo de la compañía y a un talentoso y diverso equipo que nunca está satisfecho con los resultados.

¿Háblanos un poco sobre cómo se da tu movida a Rappi?

La verdad no tenía pensado cambiarme, AB Inbev es una compañía meritocrática, que cree y empodera al talento para que ellos mismos la transformen, como pocas compañías de consumo masivo. A pesar de eso sentí que si rechazaba la propuesta que tenía me iba a arrepentir toda la vida.

Rappi nació para mejorar la calidad de vida de las personas. Creemos que el tiempo es muy valioso y deberíamos poder dedicarselo a lo que queremos y no a lo que nos toca. Es un propósito muy fuerte que le está cambiando la vida a millones de personas en latinoamérica y puede ser aplicado de muchas formas.

Además, siempre quise trabajar en emprendimiento y en tecnología. El momento de Rappi es único, porque no es un emprendimiento pequeño con pocos recursos, pero tampoco es una empresa global de tecnología que ya está construida.

El reto es muy interesante, construir el equipo de Brand Marketing, Insights y Creative Shop (agencia in-house) para liderar la estrategia de marca y desarrollar la comunicación de Rappi y RappiPay para Latinoamérica.

 ¿Cuéntanos sobre la diferencia del modelo de mercadeo en una empresa de consumo masivo y una de tecnología?

Es muy diferente, empezando por los objetivos. En consumo masivo el objetivo de la comunicación es principalmente construcción de marca y cómo generar conexión emocional con los consumidores en el largo plazo. En cambio en tecnología y en especial en el momento en el que está Rappi el foco es crecimiento a través de performance. Parte del reto que tenemos es la construcción de marca bajo ese contexto”.

¡Muchos éxitos Daniel, grandes ligas siempre!