Silvio Medina nació en Pamplona Alta, San Juan de Miraflores. A los 8 años ayudaba a su mamá en el mercado por la mañana e iba a la escuela por la tarde. A los 12 años lo llevaron a la selva. Su adolescencia fue un continuo escapar de la barbarie de Sendero Luminoso. Sobrevivió a terribles experiencias y de vuelta en Lima trabajó como artesano.

A los 42 años ingresó al área de mantenimiento de Mayo, 3 años después, limpiando la oficina de Humberto Polar, Silvio le propuso contarle unas cuantas ideas. Al final fueron cinco, de las cuales Chini seleccionó dos y, de paso, le sugirió asistir a la escuela creativa donde dictaba clases. Después de trabajar de 7 am a 4 pm, Silvio se iba a estudiar Publicidad hasta las 10:30 pm. Al final del curso, sus ideas quedaron entre las dos mejores del salón.Una mañana en que lo encontró barriendo, Victor Jesús Velez Gondra propuso subirlo al departamento creativo después de su horario de salida. De día empleado de mantenimiento, y de noche obrero de la creatividad, Silvio fue labrando a punta de chamba su segundo destino. Y por eso, haberlo nombrado redactor junior de Mayo no fue para mi un tema de justicia. Fue una derivada natural, lógica, meritocrática, vamos.Guiones suyos han sido aprobados por clientes tan importantes como Unacem, Metro, Backus. Su conocimiento de nuestra realidad popular lo hace un rara avis en el mercado. Naturalmente su sapiencia acerca de cómo enderezar la pata chueca de una silla siempre le añadirá un interesante valor a cualquier departamento creativo, pero es su tesón, su talento y su pasión por las buenas ideas lo que lo ha llevado y lo llevará, por mérito propio, a seguir barriendo… pero esta vez con muchos premios.

Tomado del Facebook de Flavio Pantigoso Executive Creative Director, FCB Mayo Perú.