Nuevos creativos están llegando a la familia de Ogilvy Colombia. Esta es la historia de Jacint Sottorra y German Espitia, dos jóvenes creativos que asumen el reto de ser Directores Creativos en una de las mejores agencias de Colombia.

Primero que todo ¿quiénes son ustedes en lo personal y los profesional?

JACINT SOTORRA: Yo nací en Reus, una pequeña ciudad al Sur de Barcelona. Al ser hijo único, miraba mucha tele, desde Los Simpson hasta concursos tipo La Ruleta de la Fortuna. Al no haber nadie que quisiera cambiar de canal o me molestara, la miraba concentrado. Y los anuncios, igual. Me los aprendía de memoria.

Ese fue un buen background en la Universidad y, a día de hoy, diría que es uno de mis puntos fuertes el tener mil referencias en la cabeza.

En lo profesional, la oportunidad me llegó de la mano de un concurso estatal de creatividad para estudiantes. El premio era 2 meses de prácticas en Ogilvy Madrid. Gané y al final fueron casi 7 años los que estuve allí.

Luego, Sudamérica ha sido como la dilatación de ese premio. Trabajé durante un año en Brasil. Allí aprendí que hasta el Copy más chiquito tiene que hacer las cosas bonitas. No solo creativas, sino que debe cuidar el proceso artístico como cuida de cada coma de su texto.

Seguir mi andadura latina en Colombia, supone todo un reto. Aquí me dieron la oportunidad de ser Director Creativo, de crecer y aprender desde una visión bien distinta a la de cuando eres un Creativo Senior o Junior. El trabajo es bien distinto, sigues siendo creativo pero desde un enfoque más estratégico y entendiendo con mayor amplitud el core del negocio. Tanto del lado de cliente como del lado de agencia. Además, ser Director Creativo conlleva algunos riesgos. Te van a caer todos los palos, te vas a quedar con toda la presión para que el equipo trabaje relajado, le vas a dar responsabilidad a gente que, a lo mejor, nunca la ha tenido y siempre vas a tener la sensación de que ha faltado tiempo.

Aún así, me sigue pareciendo la profesión más gratificante y divertida del mundo.

GERMÁN ESPITIA : Hace poco cumplí 28 años y hace mucho que tengo 3 nombres. El último de ellos es normalmente un apellido. Mi papá se llama así y nos lo zampó a mi hermano mayor, que es el único que queda en Cali, a mi hermanito y a mi.

Empecé en publicidad a los 19 después de estudiar algunos semestres de Gráfico en Unitec, y la típica, procrastiné y aplacé mi grado por conseguir que me contrataran luego de la práctica (me tocó una de las épocas más lindas de Leo Burnett – todos dirán lo mismo cuando pasaron por ahí sin importar la era – donde aprendí lo básico y lo no tan básico) donde la pasé como en el colegio desde el primer día, un vacile, cuando los DGCs me gozaron porque me llamaba igual que Gonzo, hasta mi último día como Director de Arte; Me fui a Rubicam a seguir aprendiendo en otras magias que ya me hacían ojos desde hacía mucho. Ahí estuve casi 3 años espectaculares con un grupo que “iba solo”, creativamente increíble y con un ritmo de proactividad altísimo – Familia YR hasta viejitos, Me uní a Findasense Colombia a aprender más de esto, pero esta vez en Digital y Social Media; allí estuve un año siendo líder del grupo regional para Coca-Cola con la dirección de Sánchez & Sánchez. Luego, de nuevo Findasense, pero esta vez a la altura de Quito, con un equipo maravilloso que me enseñó lo que sí y lo que no, en todos los aspectos. Fue el año y algunos meses más productivos de mi vida, construyendo un trabajo inmenso y tratando de no dejar mucho los pelaos de lado pero yendo a encarar negocio como nunca, dirigiendo la oficina de Coca Cola Social Media para Ecuador.

Mi familia me visitó, nos aplicamos un viaje único y en slo motion por Suramérica, luego fui a mi ciudad favorita, entre otras mil cosas, a estudiar alemán 1 mes y medio.

Volví a Colombia y Ogilvy me dio la bienvenida con brazo abierto.

¿Cómo se dio el proceso para asumir este nuevo cargo?

J: Después de 6 meses en Colombia me quedé sin trabajo. Recién llegado, eso supuso otro gran reto. No conocía a nadie. La idea fue buscar durante 1 mes en Colombia y, si no salía nada, buscar la oportunidad en España o Brasil donde sí conozco a más gente. Así que nada, tiré de Linkedin (mucho) y contactos que me iban pasando (desde ya agradezco a todos aquellos que me dieron un mail o un celular) hasta que Julio Herazo me llamó para una entrevista.

Siempre he sentido que Ogilvy fue mi casa y Julio me lo confirmó. El ambiente de trabajo entre los VPs, DGCs y los creativos no podría ser mejor. Gente muy cercana con un trato muy directo. Como dirían acá, nada de huevonadas, muy a la pepa.

G: Estuve haciendo diligencias para irme a trabajar a otro lado, pues cuando te pica el bicho del camello afuera, querés más. Fue un momento bueno para darme cuenta que uno es un sobre de manila con fotocopias y papeles. Como parte del medio a veces nos olvidamos mucho de esas cosas tan esenciales y a veces cuando te das un respiro caés en cuenta. Eso es vital. Una mañana me pasaron el mail de Julito Herazo, le envié ahí mismo un correo y a los 5 minutos me estaba llamando pa entrevistarme al siguiente. 3 entrevistas más con clientes, conocí a Jacint y estuvo.

DCIM103GOPROGOPR1200.JPG

¿Cuáles son los retos inmediatos?

G: La competencia interna en Ogilvy es altísima, y siendo la oficina de Colombia, top 3 a nivel mundial en innovación y creatividad, no es solo con nuestros compañeros de otros grupos acá, es desde luego también con nuestros compañeros de países que ni conocemos. Entonces debemos afrontar ese reto tan del putas con toda la alegría y comiéndonoslo enterito junto con el equipo que logramos consolidar entre Bogotá y Medellín, que la batalla con nosotros todo el tiempo y va a todas. Somos muy afortunados de estar donde estamos y de hacer lo que hacemos y para quien lo hacemos; qué lindo que a fin de mes te entren unos chavos por pensar y por pasarla bueno, por salir de incendios entre todos y por ir todos por lo mismo.

Objetivos claros: agarrar tracción en tiempo record en este tren que va a toda, meter la mayor cantidad de goles posibles y aprovechar esta red y a cada cabeza de la compañía de la manera más grande cada día, en todo lo que haya en el tablero.

J: Ogilvy está pasando por un momento de transformación. Mucha gente sénior se fue y todos los equipos tienen directores y creativos nuevos. Con Germán, nos ha tocado armar un equipo desde cero, hemos contratado gente muy buena y eso se debe notar.

Ese es el reto. Me gustaría aprovechar esa coyuntura. Nueva sangre pero con el mismo espíritu del pasado: creatividad e ideas de valor para el negocio.

¿Cuál es su filosofía de trabajo?

J: Siempre digo “no suframos”. Pero, claro está, no siempre es posible. El día que hay que sufrir, me gusta sentirme entre amigos, que si se cae uno, el otro lo recoge. Eso requiere tiempo, pero al final vale la pena.

También he intentado que nada sea personal. Es decir, me gusta compartir todo, así sea una idea, un feedback o una preocupación. Este, es un mundo de fracasos, donde las sensibilidades de mucha gente están en constante roce. Si nos lo tomamos muy a pecho nos vamos a la mierda. ¿Se puede decir mierda acá?

G: Nosotros siempre le decimos al grupo: “cada slide de toda presentación, debe ser un print”; Todo siempre puede quedar más lindo, depende de cada uno. Todos tienen un punto de vista, no se queden callados, nunca. Cada gráfico tiene que revisar un texto antes de montarlo, cada copy tiene que echarle gafa al layout en la pantalla de su dupla.

Que se gocen las ideas, no sufran las pensadas. En todo lado puede ocurrir un hallazgo.

Y lo más importante, nunca cerrar una presentación con un GRACIAS, ponele un emoji de puño por favor.

¿Algún consejo que le puedas dar para todos los practicantes o aspirantes a entrar a una agencia?

G: Relacionarse bien con la carrera. Ser buena papa. La actitud es casi lo más importante en este negocio; el talento se tiene que tener, la gráfica se pule, los textos se afilan, las ideas se trabajan entre todos. Pero este medio es pequeño como uno no se imagina y no se sabe donde lo tengan a uno con marca personal. Desde la U se puede armar tropas buenas para trabajar y pensar, y una vez entrado en agencia, ser un solo ente con la dupla; así lo he tratado de hacer en mi trote yo con el Oso, Naty, Cuevas, Harry, Luquecito, Nico y Jacint.

Ser resistentes y conscientes de a dónde están metiendo los piecitos, enfocar la carpeta para las entrevistas y no mostrar por mostrar. Ver muchos referentes, montar cicla, ver películas hasta la saciedad, oír buen sonido como un verraco y vivir mucho la vida estando en la jugada.

J: Que no se aburran. No hay nada peor que una persona aburrida y que aburra a la gente.

¡Felicitaciones señores, esperamos más noticias de ustedes!