En conversación con Jonathan Ramírez, nos cuenta acerca de su nuevo cargo como Creative Director y la llegada de Dieste Inc. los retos creativos que llegan en esta agencia y por último, nos comparte un consejo para todas las personas que quieren trabaja en el exterior.

_

¿Quién es hoy Jonathan Ramírez Ceballos en lo personal y lo profesional?_

Sigo siendo esa persona que se sorprende y busca cosas nuevas para alimentar su vida, ahora con un poco más de conciencia y direccionando todo ese aprendizaje para usarlo bien y sacarle provecho. También pienso que cuando algo que te encantaba empieza a pasar desapercibido, es porque algo no está bien, entonces debes buscar la forma de alimentarlo y darle un giro, ya que esa puede ser la primera «red flag» para empezar a caer en una zona de confort. 

¿Háblanos sobre tu nuevo rol, cómo se da tu llegada a Dieste?_

Esto se da gracias al trabajo del día a día y a la importancia de trabajar en equipo, con esto me refiero a lo siguiente, Michael Villafane un talento colombiano que recién llega a Dieste, me invitó a aplicar a la posición de ACD (Associate Creative Director) para la cuenta de AT&T. Después de varias entrevistas con Abe García (Chief Creative Officer) y Benjamin Jara (Creative Director) sentimos que estábamos alineados creativamente en cuanto a la importancia de hacer un día a día con calidad que nos permita sobresalir en el mercado y como resultado participar en festivales.

¿Cuáles crees que sean tus principales aportes y que retos crees que se vienen?_

Siempre he pensado que cada proyecto debe hacerse con el mismo amor, ganas y compromiso que una idea de Cannes y esto debe tomarse de manera personal, porque finalmente lo vas a ver reflejado en tu portafolio, y el equipo en Dieste lo tiene súper claro y lo viene haciendo muy bien, entonces creo que es más un reto personal, ser consistente en la calidad del día a día y por supuesto aportar con nuevas ideas que nos permitan sobresalir con nuestros clientes en el mercado.

Un consejo a las personas que quieren trabajar en el exterior_

Creo que lo primero es cambiar el chip y pasar de soñar con «quiero trabajar en el exterior» a convertirlo en un objetivo más tangible como «voy a trabajar en el exterior». Si tienes esto claro, te vas a levantar cada día a trabajar por ese objetivo y en el momento menos pensado todos los caminos te van llevando al mismo lugar.