Kyara Ortega y Sebastián Hernández Directores Creativos de Leo Burnett

#MovidaPublicitaria desde Copublicitarias hablamos con la joven dupla de creativos, nos contaron sobre su historia y su proceso para llegar a Leo Burnett Colombia.

¿Quién es Kyara y Sebastián en lo personal y lo profesional?

Definirse a un mismo es difícil y a su vez, un poco aburrido, por eso, empezaremos definiendo al otro para ponerle algo de candela.

Kyara según Sebastián:

Kyara es una persona a quien debemos revisar su reloj porque definitivamente no tiene las 24 horas que tenemos todos. Es la persona que más actividades lleva a cabo en su vida (y las hace bien) hace Kung Fu, una maestría, natación, tiene una relación estable, está pendiente de cada miembro de su familia y círculo de amigos, devora libros, hace locución, escribe cuentos para niños, hace favores y trabaja en publicidad, alguien así definitivamente tiene muchos insumos para hacer las cosas diferentes y ser muy humana en ellas. Es una copy que baja gráfica y no le teme a que un arte le escriba un copy, de eso se trata, de sinergia. Y si de duplas se trata ¿me he ganado la lotería? Absolutamente.

Sebastián según Kyara:

Sebasho es reflexivo, observador y tremendamente sabio. Ve el mundo de manera única, lo huele con curiosidad voraz y  a la vez, con la tranquilidad de un ermitaño. Profesionalmente, es el director de arte más mago que conozco, aprende solo desde que lo conozco, es decir, es un autodidacta serio y además, siempre encuentra maneras de hacer las cosas, jamás se vara y tiene un sentido del arte como pocos, uno de sus grandes referentes es GUCCI, (la industria de la moda es para él, la materialización de estética; seguro por eso se viste como un gañán, pero como el gañan con más estilo que he visto en mi vida) y eso hace que vea, diseñe y conceptualice de una manera muy particular.  

¿Cómo les ha ido trabajando como dupla durante todo este tiempo?

Nos ha ido muy bien, llevamos trabajando juntos 4 años, hemos pasado por 4 agencias, tres multinacionales y una independiente. Nos consideramos unos “nómadas creativos” que buscan “arremangarse” a donde lleguen. Logramos ser Directores Creativos antes de los 30 años y eso, nos llena de ganas para trabajar mejor. No “más”, sino “mejor”.

Un gran detonante para que funcionemos juntos es que estamos al frente del cañón y nos gusta estarlo: preferimos hacer, más que decir.

Tenemos muchos sueños adicionales a la publicidad, pero nos prometimos trabajar en ella CON TODO EL AMOR hasta cuando la vida nos lleve por otros caminos. Somos muy diferentes, agua y aceite combinados en un extraño cóctel; dos elementos con una construcción de vida totalmente distinta, pero abiertos a la conversación, mediación y creación conjunta. Una buena dupla, es a la que puedes decirle verdades sin miedo y nosotros sí que nos las hemos dicho.  

¿Cómo se da el proceso de Leo Burnett?

Estábamos muy contentos trabajando para Netflix en Circus, cuando a Sebas le escribieron por behance desde Leo Burnett, era para una vacante de dirección creativa, fue una gran emoción recibirla, porque por primera vez, llegaba una oferta para ese cargo. Sebas fue, conoció a Pablo, Janeth, Paula, Sergio y Franco y quedó flechado con lo que era el Open hub de Leo, hizo el proceso, y en medio de él, habló de mi, jajaja su dupla, las cosas se dieron y me dieron la oportunidad de entrar al proceso también. Les gustó tanto nuestra historia que decidieron llevarnos en combo y aquí estamos, siendo por primera vez directores creativos, juntos.

¿Cuál será la filosofía y los retos inmediatos bajo su visión creativa en Leo?

Nuestra filosofía la dividimos en dos grandes pilares:

  1. Calidad de vida creativa. No nos gusta trasnochar y mucho menos que nuestro equipo trasnoche. Nuestro trabajo es divertido, retador, “chimbita”, pero no puede quitarnos tiempo para compartir en familia, en pareja, callejear, vivir. Porque es precisamente en esos espacios fuera de la oficina, en los que pueden surgir grandes ideas.
  1. Libertad creativa. No nos gustan los “no” absolutos. Creemos en el valor de la idea y a su vez, en el valor de la discusión, el diálogo y el consenso. Queremos ser tan constructivos como los directores que tuvimos en cada una de las agencias en las que estuvimos, porque sabemos lo duro que es “matar una idea” y a su vez, lo lindo que es escuchar: “qué putería, buen trabajo”.

Felicitaciones chicos con toda