Yannis Perez – Director de planning en DDB Colombia

  1. Modo cameleón: Buscar construir el equipo más diverso posible, con competencias variadas. Entre más puntos de vistas traídos a la mesa, más amplia es la visión estratégica. Abrazar los nuevos aproches y metodologías, no se trata de uniformar la visión estratégica, no podemos caer en la trampa de estandarizar la estrategia. Lo nuevo sorprende más que lo safe.
  1. Asumir el rol de traductor: tener la capacidad de hablar y traducir los diferentes idiomas del negocio hacia la creatividad y viceversa. Para este punto es primordial tener la capacidad de hablar de cifras, tener criterio creativo y conocimiento de medios. Crear los puentes entre las diferentes áreas permite que las ideas y el discurso fluya entre perfiles que no siempre están sintonizados en el mismo canal.
  1. Ser el coach, no la estrella: se trata de hacer brillar al equipo, no de ser el mejor estratega. Llevarse la carga y los problemas, el crédito y reconocimiento es para el equipo.
  1. Brindar luz dentro de la oscuridad: el director de planning asume un rol de “solver”, dentro del equipo pero sobre todo por fuera. Mostrar el norte, no importa equivocarse, no se necesita saber todas las respuestas, pero si el camino para encontrarlas.
  1. Ser ingenuo: mantener la curiosidad, la visión “new born” ante los retos, permite tomar altura y elevar el discurso. Hacerse buenas preguntas, agarrar cada proyecto cómo nuevo, no tener miedo a arrancar de cero y ensuciarse las manos. La ingenuidad lleva a la empatía.

Bonus:

Nunca dejar el “modo esponja”: escuchar más que hablar, absorber todo, no olvidar que en el mundo del planning nunca se deja de aprender.