Roar es una agencia enfocada en relaciones públicas, comunicación y contenidos digitales que actualmente la está rompiendo gracias a su trabajo. Hablamos con Catalina Roa, Fundadora de la agencia para que nos contará la actualidad de la agencia y esto fue lo que nos contó.

¿Qué es Roar?

ROAR es una agencia de relaciones públicas, comunicación y contenidos digitales. En ROAR creamos creamos conversaciones relevantes para conectar a nuestros clientes con sus metas e intereses: lo hacemos a través de estrategias de comunicación y relacionamiento.

¿Cuéntennos un poco todo el proceso de Roar hasta el momento en temas de campañas y clientes?

Tenemos más de 12 años en el mercado. Hace tres años, sin embargo, redefinimos nuestro nombre y marca. Entonces pasamos a llamarmos ROAR. Nuestro proceso de crecimiento ha sido lento y sólido. Podríamos decir, que hemos crecido al ritmo de las necesidades de nuestros clientes.

Somos la agencia de creatividad, contenidos y relaciones públicas para Nequi de Bancolombia, en Colombia y Panamá. Amamos trabajar para un proyecto que conocimos con un poco más de 30.000 descargas y que hoy cuenta con más de 7’000.000 de usuarios.

A la par de este proceso, desde hace 5 años trabajamos con AB-Inveb. Desde hace cuatro años somos la agencia de PR a cargo de la familia de embajadores de marca para Budweiser Colombia (desde que entró la marca oficialmente al país). Y desde 2020, estamos a cargo de Stella Artois.

Otro de nuestros clientes actuales es VILIV: una nueva apuesta de Grupo Sura y Bancolombia. En tiempos de reactivación económica, VILIV es una plataforma de apoyo y conocimiento que acompaña y guía a emprendedores y pymes de todo el país.

Hay otras marcas que siempre han estado con nosotros y que son de la familia como Jägermeister Colombia, con quienes tenemos una relación de años. Así mismo, hemos desarrollado varias estrategias para Global Wine & Spirtis y otras marcas, que han hecho parte de nuestra historia: Tequila Patrón, Superga, Dirty Kitchen, Fossil, Gato Dumas y The North Face, por nombrar algunas.

¿Quiénes trabajan en Roar?

Esta manada está compuesta de talentos increíbles, que enriquecen mucho el equipo con su visión del mundo: todos tienen una formación en comunicación y periodismo, pero también han tenido experiencias con el mundo de la moda, el arte, la tecnología y la cultura. Sentimos que cultivar la sensiblidad artística nos ayuda a comunicar las ideas con más sentimiento y con mucha efectividad. La diversidad nos hace más fuertes.

El staff de ROAR comenzó conmigo: Catalina Roa. Fundé la agencia buscando un escenario propio para abrir caminos laborales. Tenemos tres equipos: uno de contenido, dirigido por Chris Mosquera, que trabaja junto a Cristhiam Sánchez y Juan Pablo Castiblanco. En el área de P.R está a la cabeza María José Pardo como directora de área y Sergio Caballero. Y de manera transversal, Alejandra Zamora se encarga de dirigir todas las acciones que involucran medios de comunicación. Esto es una formalidad, porque lo que hacemos es que, en cada apuesta de la agencia, buscamos un diálogo en el que todos aportamos nuestra experiencia para que las estrategias sean sólidas y rujan por sí mismas.

¿Cuál es el gran diferencial hoy por hoy de Roar frente al PR, Press y Content?

Nuestro diferencial en las relaciones públicas y el free press es que, desde ROAR defendemos las verdaderas relaciones humanas. Durante más de una década, hemos construído relaciones con prensa, personalidades y entidades basadas en el respeto y la cooperación. Nuestra idea es siempre servir. Ser útiles y resultar útiles para aquellos con los que establecemos diálogos.

En cuanto al contenido, la diferencia está justo en la diversidad del talento: la gente de nuestro equipo tiene una relación estrecha con el mundo del arte, la moda, la tecnología y la cultura. Aunque tienen una formación en comunicación, no vienen de otras agencias, sino de otros oficios creativos por lo que a la hora de crear contenido resultan cosas muy fuera del molde.

Y bueno, creo que otro aspecto diferenciador es nuestra forma de ver el trabajo y liderazgo: en el equipo realmente no hay muchas burocracias, todos somos uno solo. Autónomos, pero colaborativos. Eso ha hecho de ROAR un equipo que toma riesgos y hace que las cosas pasen.

¿Qué viene para Roar a nivel de nuevos proyectos y negocios?

Hay varios proyectos en camino, uno de ellos con una startup “unicornio” increíble. En general el mood de trabajo para startups nos emociona, por el ritmo, los retos diarios y la forma en que como agencia podemos involucrarnos incluso en el desarrollo del negocio.

Y seguir abriendo mercado en la región. Ya estamos en Panamá y quisiéramos seguir cultivando oportunidades en Centroamérica.