Hablamos con Ronal Guerrero, Director Creativo de HOY, la agencia creativa de Havas Group, sobre el actual proceso de la agencia y la forma en la que se está trabajando en ella en la actual pandemia. Esto fue lo que nos contó

___

Bueno en lo personal, llevo trabajando en publicidad algo más de 13 años, empecé por allá en el 2007 en la agencia de un gran amigo, Alejandro Covelli, a quien le aprendí mucho acerca del negocio. Creo que mejor lugar para empezar mi carrera no hubiera conseguido, desde ahí siempre ha sido un constante aprendizaje y lo sigue siendo. He tenido el gusto de trabajar con grandes profesionales, aprendí cómo quería y cómo no quería forjar mi carrera y aquí estoy, todavía aprendiendo. Como dice  alguien que admiro mucho, Sebastian Wilhelm: “Uno siempre tiene que ser junior en algo”.

Por otro lado soy padre de dos hermosas niñas y esposo de una hermosa mujer con quien llevo 10 años de casado. Me encanta mi familia, dedicarle tiempo, darle siempre la importancia que se merece y que debe tener, creo que ahí está la felicidad. Valorar ese tiempo y espacio con las personas que uno quiere es el verdadero sentido de la vida.

Me gusta cocinar, soy super fanático de Chespirito y tenemos un negocio de choripanes y hamburguesas que se llama ChoriRock en la 93b con 16. Bienvenidos todos, si dicen que leyeron esto les damos unas papas gratis en su pedido.

Confío plenamente en que poco a poco se humanice más este gremio, que pensemos en el bienestar de las personas antes que en cualquier otra cosa. Hay que escuchar más al corzón que al ego, creo que ahí pueden empezar a haber cambios reales en nuestro modelo de trabajo.

Hablamos sobre su proceso en Havas y en HOY

Ha sido un proceso muy enriquecedor, de mucho aprendizaje, más aun cuando tienes todo a la mano: medios, data y creatividad. HOY es una agencia que arrancó en medio de una crisis mundial y ha sabido mantenerse a flote, con altibajos como me imagino están todas las agencias, pero se ha mantenido. Hemos ganado algunas licitaciones, perdido otras, hemos afianzado la relación con los clientes y hemos consolidado un gran equipo de personas comprometidas, a pesar de todo. Creo que eso es muy importante para la operación de cualquier agencia o cualquier negocio.

También conversamos sobre proceso creativo que enfrenta él y su equipo durante la pandemia.

Al comienzo difícil, una adaptación obligada que no deja muchas opciones, pero afortunadamente se aprendió rápido, se corrigió y ya vamos mucho mejor en los procesos. La confianza ha sido clave en todo esto, creo que hemos descubierto además del talento y los skills, un sentido de responsabilidad muy grande en el equipo y eso ha hecho que trabajemos más alineados.

Sobre lo que mantendría de esta nueva realidad y lo que no

Mantendría definitivamente el teletrabajo, llegó para quedarse. Es una realidad que algunas funciones no dependen estrictamente de la presencialidad. Encontrarnos sí, cuando sea necesario para lo que sea necesario. Descubrimos que la optimización de tiempos es enorme, las plataformas de streaming (bien utilizadas) han cambiado completamente la percepción del tiempo. Antes como colombianos normalizamos llegar 10 o 15 minutos tarde a una reunión, hoy conectarse 3 minutos tarde a una llamada es una completa falta de cortesía.

No mantendría el afan por la reunionitis, ese “micro-management” se trasladó a la virtualidad y hemos caido en un loop de hacer una llamada por teams, zoom, meet o lo que sea para todo. Si bien ya hemos desarrollado un nivel de confianza, nos falta todavía creer más en la autogestión y responsabilidad del equipo.

Y para cerrar nos contó el mayor aprendizaje que le ha dejado hasta el momento este 2020

El gran valor que tienen las personas en este negocio, ese es el aprendizaje más grande, porque hoy por hoy las agencias se deben a sus equipos. Desde mi punto de vista, durante muchos años se priorizó tener una gran oficina, con lindos espacios, colores, juegos y mesas de ping pong, y estaba bien. Nos gustaba pero ¿Y la gente?; hoy priorizamos a las personas, su salud, su estabilidad, su comodidad, eso nos está dando otra visión acerca del rumbo que seguramente van a tomar las agencias.

Otro aprendizaje claro es que no sabiamos de qué eramos capaces, nadie nunca se hubiera imaginado que en solo 1 mes hubieramos podido implementar y cambiar completamente un modelo de trabajo establecido por años, pero nos obligaron y pudimos. Esto nos abre la puerta a apostarle a los cambios, a no tenerles miedo. A veces es bueno hacerle más caso al instinto que a la razón.