Rigoberto Urán, una de las personalidades más reconocidas del país por su gran carrera deportiva, pero también por su particular manera de hablar, compartió el pasado primero de enero su propósito de año nuevo a través de sus redes sociales en el que decía que no volvería a decir groserías, con lo cual muchos de sus seguidores no estuvieron de acuerdo, pues expresaron que esas “malas palabras” hacían parte de su manera de ser y que a él le quedaban bien porque las usaba con buena intención y para exaltar las cosas positivas de la vida.

_

La noticia con el nuevo propósito de Rigo alcanzó a ser difundida por varios medios nacionales e internacionales, pero afortunadamente para quienes disfrutamos de la particular personalidad del ciclista, todo se trataba de una ingeniosa campaña de marketing creada por la agencia Tango.red, y solo bastó con que Rigo viera el nuevo modelo Venom 18 que lanzó la marca Victory Motorcycles para que desatara una incontenible serie de groserías halagando a esta moto.

Hoy sus seguidores en todo el mundo celebran que Rigo volvió a ser el de siempre gracias a esta marca que nos demostró la importancia de ser fieles a una esencia, y más cuando se trata del querido Rigo.